Saltar al contenido
Autos y Coches ™

Atención, no se distraiga

no distraccion

Debe ser que el fantasma del escepticismo empieza hacer su efecto en los despachos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Alguna de las declaraciones así lo demuestran, cuando nos advierten que la reducción de la siniestralidad obtenida el pasado agosto es difícil que se repita este año. Además, el incremento de los radares y la mejora en el comportamiento de la mayoría de los conductores hace cada vez más difícil el argumento de que todos o casi todos los accidentes son producto de los excesos de velocidad.

Esto, unido a que el efecto disuasor derivado del miedo a perder puntos parece no tener tanta fuerza, ha obligado a la DGT a llamar la atención sobre otras cuestiones de vital importancia, como son las distracciones al volante y mantener la distancia de seguridad entre vehículos. De ahí que haya lanzado una campaña para concienciar a los conductores sobre la importancia de permanecer atento a la conducción, ya que lo contrario está detrás de una trágica secuencia de accidentes mortales.

La ofensiva publicitaria nos avisa de lo peligroso que resultan acciones como encender un cigarrillo, regañar o entretenerse con los niños, coger el móvil aunque sea para hacer la típica y corta llamada avisando de nuestra próxima llegada o programar el navegador en marcha. Incluso por eso de que en el mundo de la publicidad siempre hay que hacer un poquito de caricatura, te avisan de lo peligrosas que son las muestras de cariño al volante, haciendo referencia a que «un beso te puede matar».

Según la estadística oficial del año pasado, un total de 1.467 personas perdieron la vida víctimas de accidentes ocurridos por distracción y más de la mitad de los siniestros mortales se registraron en autopistas o autovías durante los meses de verano. Todos ellos tuvieron como causa principal los despistes, la desatención al volante o no estar en buenas condiciones físicas para conducir.

Lo cierto es que, dejando por esta vez al margen cuestiones como el estado de las infraestructuras, señalización insuficiente, defectuosa o poco visible, etc., la distracción va configurándose cada vez más, junto con la ingesta de alcohol u otras sustancias adictivas, como el principal motivo de la siniestralidad, con la particularidad de que, en este caso, actuar de la forma correcta y evitar un accidente depende de nosotros.

Además, si tenemos en cuenta que en los trayectos cortos, en los que normalmente estamos más relajados, son en los que se concentran el mayor número de accidentes con víctimas, y en esta cuestión no vamos a tener un aparato o agente que vigile o multe, todo depende de cada uno. Recuerde, prestar atención, no beber si hay que conducir y ser prudentes son, sin duda, los tres pilares básicos para asegurarse unas buenas y merecidas vacaciones.

Valora este artículo sobre Atención, no se distraiga

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…